Leopoldo Mandic.jpg

San Leopoldo Mandic, sacerdote capuchino, nacido en Castelnuovo di Cattaro en el Reino de Dalmacia (actual Herceg Novi en la República de Montenegro) con el nombre de Adeodato Juan Mandic Zarevic, el 12 de mayo de 1866, Fue el duodécimo hijo de los croatas Pedro Mandic y Carlota Zarevic, a los 16 años ingresa al seminario capuchino un Udine, Italia donde cambia su nombre a Leopoldo de Castelnouvo. Hizo su primera profesión de votos en 1885 y los votos perpetuos en 1888. Fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1890 en Venecia a los 24 años.

Concluida la formación y los estudios en Venecia, fue superior de la residencia de Zara durante tres años, 1897-1900; vivió en Bassano del Grappa, 1900-1905; fue vicario del convento de Capodistria, 1905-1906; confesor en Thiene (Vicenza), 1906-1907, en el santuario de la Virgen del Olmo, al que volverá en 1908 después de un año de permanencia en Padua.

Desde el 25 de abril de 1909, ejerce el ministerio de confesor en Padua hasta su muerte, a excepción de dos paréntesis: el de internado por razones políticas (30 de julio de 1917 - mayo de 1918), en cuyo tiempo (I Guerra Mundial), al no tener la nacionalidad italiana, vivió como desterrado voluntario en el sur de Italia (Tora, Nola, Arienzo); el otro paréntesis, a causa del traslado provisional a Fiume, del 16 de octubre al 11 de noviembre de 1923.

Leopoldo debido a su débil salud, no pudo cumplir su deseo de irse de misiones a su patria o de unir a las iglesias de oriente y occidente. Su gran amor a la sacramento de la confesión, le llevo a dedicarse a el durante toda su vida.

Falleció el 30 de julio de 1942, su beatificado por el Papa Pablo VI en 1976 y canonizado por el Papa Juan Pablo II en 1983, es conocido como Apóstol del Sacramento de la Confesión; Apóstol de la unidad.

Oraciones[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.