Dios, bueno y misericordioso,
que llamado a tu Siervo Nicola D'Onofrio
a seguir a Jesús
para ofrecer la riqueza de su joven alma
y de su ardiente corazón
al servicio de tu Hijo en la persona de los enfermos;
glorifica a tu siervo fiel, y has que los jóvenes de hoy
reconozcan en él un modelo de vida
en el camino del amor y del sacrificio
para llevar las almas a Ti,
y concédeme por su intercesión
la gracia que Te pido... (pidáse)
Tú que con el Hijo y el Espíritu Santo
vives y reinas por los siglos de los siglos,
Amen

Fuente:[1]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.