Dios de bondad y Padre nuestro, que elevas a tus elegidos al culmen de la perfección y de la santidad, recuerda a tu Sierva María del Patrocinio, poderosa en obras, ejemplo de paciencia en la persecución y madre de muchas hijas de la Concepción Inmaculada, te rogamos le concedas en la tierra los honores y la gloria  que disfruta en el cielo.


(Se hace la petición, se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria).

Fuente:[1]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.