Amado Dios y Señor, que por medio de la vida de tu joven Guido Schäffer nos enseñaste, con su ejemplo y pasión misionera, a lanzarnos mar adentro en el camino de la fe, concédenos por su testimonio de joven, médico, seminarista y surfista, anunciar con ardor renovado tu Palabra y alcanzar por su intercesión la gracia que te pedimos (hacer el pedido), a fin de que alcancemos un día la alegría de verlo elevado a la gloria de los altares. Por nuestro Señor Jesucristo, hijo bendito de la Virgen María, Madre del Amor Hermoso, El que es Dios en la unidad del Espíritu Santo.

Amen.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.