Padre Dios. Tú que prometiste a los humildes que serán ensalzados, y a los que enseñan la justicia que brillarán como estrellas en la eternidad, dígnate glorificar a tu siervo, Monseñor  Francisco Valdés Subercaseaux, y hacer resplandecer su nombre entre los de tus santos.

Te pedimos, Señor, que tus gracias se multipliquen a favor de tus fieles que te imploran, recordándote las virtudes que él practicó sobre la tierra.

Haz que podamos así ver un día a la Santa Iglesia honrar su memoria y darnos en él un nuevo modelo que imitar, un protector más que nos asiste en nuestros trabajos y dolores, y que nos ayude a llegar a la patria Celestial.

Amén.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.