Señor, que curaste a los enfermos indicándonos el camino de la salud que dura para siempre, ayuda (me), ayuda a.... en estos momentos de tan intenso dolor y da(me)le, si nos conviene, la salud del alma del cuerpo.

Te lo pido por intercesión de José María Rubio, que tanto visitó, consoló e incluso curó milagrosamente a los enfermos contra todo pronóstico, pues la fuerza de tu gracia corría por sus manos como por canal vacío de sí mismo. Danos siempre, Señor, tu amor y tu curación integral. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.