Oh Dios Omnipotente, dador de todo bien, que hiciste florecer en América por la gloria de la virginidad y paciencia a la bienaventurada Rosa, prevenida con el rocío de tu gracia; haz que nosotros, atraídos por el olor de su suavidad, merezcamos ser buen olor de Cristo.

PorJesucristo, Nuestro Señor. Amén.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.