Dios, fuente de vida y de sabiduría que has llenado a Santa Hildegarda de Bingen de espíritu profético.

Ayúdanos para que con su ejemplo reflexionemos en tus caminos

y sigamos tu guía,

para que en la oscuridad reconozcamos la luz de tu claridad

y estemos en vela para el instante en que Tú quieras encontrarnos.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor, amén.


  • Valiosa contribución dada por los administradores el sitio www.hildegardiana.es se agredece de todo corazón.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.