Oh Dios, fuerza y esperanza de los oprimidos, que otorgaste a San Serapio la gracia de morir mártir en la cruz para liberar a los cristianos cautivos; concédenos vivir abrazados a la cruz de tu Hijo y servir con activa solicitud a nuestros hermanos necesitados. Por Jesucristo, nuestro Señor.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.