Oh Señor, que en San Pedro Pascual,
ferviente propugnador de la Inmaculada Concepción de María,
diste a los cautivos cristianos
un maestro y defensor heroico de la fe;
concédenos que, arraigados en Tu palabra
nos demostremos verdaderos hijos de María
y vivamos siempre la fe
que florece en obras de caridad.

Amén

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.