Padre, Señor del cielo y la tierra,
Tú te revelaste al San Pedro Fabro,
humilde siervo tuyo, en la oración y en el servicio al prójimo.
Concédenos que te encontremos en todas cosas y en todas las personas.
Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que siendo Dios, vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.