Señor Jesús, que permitiste que Pedro Armengol
se encontrara a sí mismo y encontrara su propia libertad y dignidad,
aún después de haber recorrido caminos de error y violencia,
de orgullo y dolor, protege a los jóvenes que se encuentran en peligro.
Que puedan descubrir, como Pedro Armengol,
que los llamas, por Tu amor, a liberarse y a ser liberadores.
Abre sus mentes y corazones a la verdad
y al amor auténtico, dales la confianza necesaria para aceptar su realidad
y la fuerza y el coraje para luchar por superarla.
Que encuentren también Señor unas manos abiertas,
un apoyo para enfrentar los problemas de su vida.
Y que en esa lucha por SER y VIVIR te encuentren a Vos,
Hermano y amigo, compañero de camino.

AMÉN

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.