San Mateo.jpg

Dios que por la boca de tu bendito Hijo
llamaste a San Mateo, del banco de los tributos,
para que de publicano se convirtiese en Apóstol y Evangelista;
danos gracia para renunciar a toda avaricia,
y desordenado deseo de riquezas,
y para seguir al mismo Jesucristo tu Hijo,
que en unidad del Espíritu Santo,
vive y reina contigo eternamente.
Amén.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.