Oh! San Luis Guanella, apóstol de la caridad, que has distribuido los tesoros de tu corazón en este mundo sediento de paz y amor; socorriendo a los pobres y desvalidos, tan preferidos por ti, alcánzanos de la Bondad Divina que podamos conservar y aumentar el amor a Dios y al prójimo.
Concédenos en especial, la gracia que en este momento te pedimos y la perseverancia final. Amén.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.