Señor Dios nuestro, que concediste al bienaventurado Juan la virtud de andar sin lesión en medio de las llamas, concédenos por sus méritos el fuego de la caridad para enmendar nuestros vicios y alcanzar los eternos remedios. Por Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.