San Felipe de Jesús.jpg

Bienaventurado mártir, San Felipe de Jesús,

Patrono Celestial de México y de las Américas, y Gloria Cristiana del lejano Oriente
Alentado por mi fe sincera, acudo a ti lleno(a) de confianza. Tengo muchas
necesidades. “Santo Mártir de los Milagros‟, acompáñame ante la presencia de
Cristo, nuestro Mediador supremo, por quien diste generosamente tu vida en la
cruz.
Dile que me ayude a resolver mis problemas y que socorra pronto mis necesidades,
especialmente... (aquí mencione su necesidad especial)... Pide también a Cristo y a
María, su Madre, que aumenten mi Fe, aviven mi esperanza, e intensifiquen en mi
corazón el amor a Dios Trino, y a todos mis hermanos y hermanas, sin distinción.
Alcánzame más fervor en la oración y una entrega más entusiasta a la propagación
del Reino del Padre, en el mundo.
Que, siguiendo tu ejemplo heroico, esté yo siempre dispuesto a vencer todas las
dificultades y tentaciones. Que cumpla con fidelidad los deberes de mi estado de
vida. Que, con generosidad, sepa abrazar y llevar mi cruz de cada día, subiendo
decidido a mi calvario, hasta exhalar mi último suspiro.
Finalmente, Mártir dichoso, ayúdame a conseguir que después de haber vivido y
muerto por Cristo, como tu, merezca obtener también el laurel de la victoria, y el
premio de la felicidad eterna, reservados a los fieles hijos e hijas de Dios. Amén.
(Se concluye con un Padre Nuestro‟,“Ave María “, y  un “Gloria al Padre”...)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.