Oh glorioso San Expedito de las causas justas y urgentes, ayúdanos en esta hora de aflicción y desesperación. Intercede por mí ante nuestro Señor Jesucristo, tú que eres un Santo, el Santo de las causas urgenter, tú que alejas quienes quieren dañarnos, ayúdame, dame fuerzas, coraje y serenidad.
Protege a mi familia como lo haces con la Juventud, los enfermos, el trabajo, los negocios y juicios.
atiende mi pedido (realizamos nuestro pedido) atiéndelo con urgencia, por favor devuélveme la paz. Te seré fiel el resto de mi vida y daré a conocer tu nombre a todos los que tienen fe.

Énlaces externos[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.