Oh Dios Misericordioso y Omnipotente, tú concediste en otro tiempo a la Iglesia un "ángel de caridad" en la persona de San Carlos Borromeo.
Danos tu divina gracia para que podamos conocer e imitar las virtudes de este Gran santo y, por su intercesión, podamos alcanzar lo que pedimos, si ha de ser para el bien de nuestras almas y para su mayor gloria. Así sea.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.