Devocionario Católico
Advertisement
Devocionario Católico

MadreCandida.jpg

ORACIÓN INICIAL PARA COMENZAR CADA DÍA[]

“Señor, nos ponemos en tu presencia, que con tu gracia abramos nuestro corazón a tus palabras y crezcamos en Santidad como Cándida María”.

1º Día: Madre Cándida tuvo plena confianza en Dios[]

Como mujer de Fe y con una confianza total decía: “Dios es Padre que de todos cuida”. No se achicaba por nada; sabía que Dios le daba la fuerza necesaria para asumir las cruces y enfrentar las dificultades con serenidad. El amor de Dios en ella y su confianza en Él hacían posible lo que parecía imposible. Oración: Señor, aumenta nuestra fe, enséñanos a confiar y a dejar todo en tus manos. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

2º Día: El centro de su vida fue Jesús.[]

“En Jesús todo lo tenemos”, decía en una de sus cartas. Al recibir la inspiración fundacional sintió que debía vivir como Hija siguiendo el camino de Jesús, el Hijo enviado por el Padre a anunciar la Buena Noticia. Oración: Señor, queremos seguir tu camino y anunciar tu amor como lo hizo Jesús. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

3º Día: Consideró a todos como sus hermanos[]

Su profunda vivencia como Hija de Dios la llevó a sentirse hermana de todos. Este testimonio nos invita a construir una humanidad en la que se valore la dignidad de cada persona, de cada pueblo y cultura, seguros de que “Dios nos quiere mucho”. Oración: Señor, que podamos experimentar el ser auténticos hermanos en medio de la crisis que tenemos como sociedad. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

4º Día: María Inmaculada fue la “Estrella de sus caminos”[]

La Virgen María era su compañera de camino, su buena Madre, su ejemplo de mujer sencilla, dispuesta y servicial. Su deseo para todos fue que “la Virgen María nos cubra con su manto”. Oración: Señor, que María sea para cada uno de nosotros signo y fuerza para servirte con humildad y sencillez. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

5º Día: Vivió la abnegación necesaria para el servicio[]

Ella supo llevar con agrado la renuncia y la cruz por cumplir lo que la voluntad de Dios le iba pidiendo. Sabía bien que vivir crucificada con Jesús era el camino: “Sin cruz no se va a ninguna parte”. Oración: Señor, enséñanos a aceptar las dificultades de cada día y a descubrir en ellas lo que nos pide Jesús. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

6º Día: Concretó la acción evangelizadora mediante la educación[]

Para ella educar significó ayudar a la personas a descubrir el sentido de sus vidas y a valorarse mediante la educación formal (escuela) o no formal (proyectos, grupos de promoción humana). Nos invita a crecer en las actitudes: “Tengan en todo humildad, mansedumbre, prudencia, firmeza y tierna caridad”. Oración: Señor, que tengamos rectitud de intención para formarnos y educarnos cristianamente. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

7º Día: Su espíritu misionero la llevó a estar siempre dispuesta[]

En su corazón sentía: “el mundo es pequeño para mis deseos”, expresando así el amor universal de un Dios que abraza a todos. Su ardor misionero la animó en las distintas obras evangelizadoras y la fortaleció para ir más allá: “al fin del mundo iría yo en busca de almas”. Oración: Señor, que siempre vayamos más allá de nosotros mismos y busquemos en cada tiempo y lugar lo más adecuado para encontrarnos con Dios. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

8º Día: La alegría marcó su vida[]

Una auténtica expresión de alegría es un gran fruto de la caridad. Cándida la tuvo en su vida y no la perdió ante las contrariedades. “Me gusta que estén siempre alegres”, repetía con frecuencia. Oración: Señor, danos la alegría que nos trae la paz verdadera y nos permite vivir en comunidad. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

9º Día: “Donde no hay lugar para los pobres no hay lugar para mí”[]

Sin excluir a nadie, los pobres fueron siempre su prioridad. Desde niña vivenció la pobreza y al mismo tiempo la posibilidad de salir adelante. Seguir el camino de un Dios que se compromete con el más débil la impulsó a concretar su misión. Oración: Señor, ayúdanos a ser pobres de corazón para escuchar el clamor de los más necesitados. Padrenuestro, Ave María y Gloria o rezo de un misterio. Oración final para cada día.

ORACION FINAL PARA CADA DÍA[]

Señor, Padre Nuestro, por intercesión de Cándida María de Jesús, te pedimos la FE para adherirnos a Ti y comprometernos a tu servicio. Y la gracia particular de... Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu. Jesucristo, Verbo del Padre, por intercesión de Cándida María de Jesús, te pedimos la ESPERANZA que nos ayude a superar con alegría las dificultades de la vida. Y la gracia particular de... Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu. Espíritu Santo, por intercesión de Cándida María de Jesús, te pedimos la CARIDAD, para entregarnos plenamente a Ti, y hacer que otros se entreguen a tu amor. Y la gracia particular de… Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu. Oración: Santísima Trinidad, concédenos lo que te pedimos por intercesión de Cándida María de Jesús y aumenta en nosotros la FE, la ESPERANZA y la CARIDAD que nos unen a Ti.

(Esta oración quiere expresar el gran amor que Madre Cándida tenía a la Santísima Trinidad)

Advertisement