María, danos tu bendición para que nunca caigamos en ninguna tentación. Pues toda dichosa suerte está, María, en tus manos. Haz, Señora, consigamos tus hijos buena muerte.

La bendición del Padre, el amor del Hijo, la gracia del Espíritu Santo, sean con nosotros ahora y siempre amén.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.