Me vuelvo a tí, Padre mío,

No me dejaré influir por mi perversa voluntad propia

Quiero creer en Tí, Señor mío,

Al Uno en Tres personas adoraré y veneraré

y te enviaré mi confianza.

Llevaré tu nombre en el corazón en la Eternidad.(Scivias, II,8,3-5)

  • Valiosa contribución dada por los administradores el sitio www.hildegardiana.es se agradece de todo corazón.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.